Reseñas Express: Muerte, superación y clichés

28.7.16

Mis dos últimas lecturas no han tenido nada de extraordinario y, honestamente, creo que me han decepcionado un poco. Voy a dejarlas ir con esta nueva entrada de reseñas express y espero no tener que pensar en ellas de nuevo. 

Fire Colour One, de Jenny Valentine
256 páginas · HarperCollins · Lectura en Inglés
Goodreads
3/5

Desde que tiene memoria, la única figura paterna que ha tenido Iris en su vida es su egoísta mamá y un padrastro sin los pies en la tierra. Su madre, Hannah, se entera del poco tiempo de vida que tiene Ernest, el padre biológico de Iris, y decide darle una visita. Esto suena tierno y lleno de buena vibra, pero la verdadera razón detrás de sus intenciones es apoderarse de la fortuna que posee Ernest.

Siendo sincera, el comienzo del libro me pareció lento y tedioso. La primera impresión que me dieron los primeros capítulos sobre los personajes, y más aún, la protagonista, fue superficial y condescendiente. Iris es un poco cabezona e ingenua a veces, pero la escasez de actitud y temperamento frente a los maltratos provenientes de su madre me dejó perpleja. Creo que la indiferencia frente a cosas así–también frente a la existencia de su padre y el hecho de conocerlo–fue algo que evitó que disfrutara ampliamente de la historia. Su manera de "vengarse", escapar y dejar su ira salir, es prendiendo objetos en fuego. Esto tiene una conexión muy importante con el título del libro y con el desenlace del mismo.

Si logramos ignorar todo esto (que es lo que trato de hacer), el libro es bueno. Es corto, tiene un par de sorpresas en el camino y a pesar de que me pareció muy trivial, me entretuvo la mayor parte del tiempo. No logré conectar con ninguno de los personajes y todos ellos los sentí lejanos y superficiales, pero qué le hacemos. Algo que sí me gustó mucho es la personalidad de Ernest y todo el interés y cariño que le muestra a Iris durante el poco tiempo que logra conocerla.

En conclusión, Fire Colour One es una lectura ligera y fácil de leer en una sentada. Aunque carece de profundidad, es entretenida y en algunos momentos tierna.
He says he was with me when I saw my first moon, my first horse, my first bird's egg and my first puddle. Ernest was with me,  not Hannah. It was him I went to if I fell and hurt my knees. It was him I looked for with a fever or a question or a gift.


La lección de August, de R.J. Palacio
414 páginas · Nube de tinta · Lectura en Español
2.5/5

Esta fue una lectura interesante, aunque no precisamente por su trama. Antes de comenzar con la reseña, diré que fue una relectura. Leí La lección de August en 2014, fue uno de los primeros libros que adquirí por mi cuenta y mi opinión sobre él ha cambiado drásticamente. Qué curioso lo mucho que nuestros gustos pueden cambiar en dos años.

August es un niño de unos 9 años (la verdad es que no me quedó muy claro) que sufre de varias deformidades en su cara, producto de dos anormalidades genéticas. La gente que lo ve por primera vez se disgusta, pero August está acostumbrado a esto y también nos lo menciona cada capítulo. Este año será diferente ya que por primera vez asistirá a una escuela, y en ese primer año aprenderá muchas lecciones sobre amistad, valentía y superación.

El libro está OK. Se lee a la velocidad de la luz, hay "variedad" de personajes y es bastante ligero. Lo que no me agradó tanto cómo se trató el tema de August y su cara, los muchos clichés que tiene, la traducción–pues sí, demasiado español España–y la lágrima fácil que nos tratan de vender.

La secundaria es horrible. Hay muy pocas personas que dirían lo contrario. Y peor cuando tienes la pinta que tiene August (palabras de todos los personajes de la historia). Lo que más me molesta es la manera en que todo el mundo trata a August como un superhéroe sólo por vivir. Eso suena cruel, lo sé, y por supuesto que es un milagro médico de que el pobre niño siga con vida, pero él mismo lo dice: es una persona completamente normal. Sí, es muy duro soportar la mierda de los demás y todas las personas crueles que hay en su colegio. Pero tener una enfermedad, sea la que sea, no te define. Lo mencioné con All the bright places y lo vuelvo a mencionar aquí. No eres un ejemplo de vida por ser tú. Estoy eternamente en contra con la idea de que deberíamos tomar de ejemplo a alguien que lo tiene "peor" que nosotros. Dificultades son dificultades. No importa, en mi opinión, lo pequeñas o grandes que sean. Todo el mundo, tal como lo dice August, es un héroe, porque todos vencemos día a día al mundo.

Por eso esta lectura me pareció tan contradictoria. Todos y cada uno de los personajes es alguien lleno de pesar y lástima por August. R.J. Palacio le otorgó un síndrome al protagonista para hacernos recordar a todos lo suertudos que debemos sentirnos por ser normales. Quitemos la parte de las enfermedades, escribamos exactamente la misma historia, y este libro no tendría todas las ovaciones y buenas críticas que tiene.
Creo que soy la única persona en el mundo que se da cuenta de lo normal que soy.

9 comentarios:

  1. ¡Buenas!
    Pues vaya mala pata con las (re)lecturas .n.

    El primero no lo he leído y no me llama demasiado con lo que dices, pero tampoco me importaría echarle un ojo. El segundo sí lo leí y me ENCANTÓ la primera vez, pero me pasó como a ti (aunque quizá no tan drástico): al releerlo no me pareció para tanto. De todas formas me sigue pareciendo muy recomendable y aunque entiendo tu punto de vista, creo que el mensaje del libro iba más por el "súperate y sé lo feliz que puedas"; August ES una persona normal, pero TIENE circunstancias peculiares y oye, le ha tocado una mala baraja...

    Obviamente no digo que tengamos que hacer un concurso a ver quién lo pasa peor, pero aunque en la realidad nuestros problemas se nos hagan cuesta arriba, creo que es positivo relativizar y además de eso, me parece que hay cosas que no funcionan demasiado bien en la ficción, si no, quítale a August sus problemas y ponle otros y seguro que veríamos comentarios como los que vemos de otros libros "X prota es un poco drama queen, tanto rollo por esa tontería...".


    ¡Besotes y ojalá tengas mejores lecturas pronto! >u<♥

    ResponderEliminar
  2. Pues en realidad no he leído ninguno. Del primero no había escuchado y del segundo escucho tantas cosas buenas que me da miedo leerlo. Y leyendo tu reseña no sé si valga la pena, igual si algún día cae en mis manos por cuestiones del azar lo lea.
    gracias por las reseñas.

    abrazos ( de oso )

    ResponderEliminar
  3. Yo no he leído el primero y tampoco he oído hablar de él. Leyendo tu reseña, tampoco me apetece mucho hacerlo la verdad. El segundo sí lo he leído y no opino para nada como tú, sino al contrario es uno de mis favoritos, pero bueno, para gustos colores :).

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Pásemos del primer libro, solo diré que tiene una portada MUY bonita.
    En cuanto a tu comentario del segundo libro, SÍ! Estoy totalmente de acuerdo contigo! Te prometo que no había visto a nadie que pensara de la misma manera que yo. Eso me molesta mucho de las novelas y de las personas en general. La enfermedad que tengan las personas no son lo que son, no lo define, y por más que tenga o no algo, no quiere decir que son héroes o tenemos que tener lastima o que son mejores, o que no nos pueden caer mal ¿me entiendes? el problema de la gente es que no los ve como Normales, y los define por eso.

    Un saludo!

    pd, me enctana tu diseño del blog, de verdad.

    ResponderEliminar
  5. Hola :)
    Leí la elección de August y tampoco me gustó :S
    Besos desde Andrómeda. <3

    ResponderEliminar
  6. Hola! La verdad es que no me llaman mucho la atención así que los dejo pasar.
    ¡Nos leemos! :-)

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!
    El primero no lo conocía y no me llamo la atención.
    El de Wonder me gusta muchísimo. Lo leí hace tiempo también y no es que recuerde cada detalle pero August me enseño muchísimo en su historia. Así que coincido mucho en tu opinión.
    ¡saludos!

    ResponderEliminar
  8. Eres la primera persona que me sorprende con esa opinión de La lección de August yo nunca lo he leído pero si llegue a tener curiosidad aunque ahora tengo mis dudas ya que me considero con pensamientos parecidos a los tuyos, por cierto yo también odio las traducciones español-castellano, no entiendo porque se empeñan tanto en llenarlos con palabras que solo ellos entienden cuando pueden hacer un español neutro, pero creo que es un problema que nunca se acabara.
    Te mando un saludo y ten un muy bonito domingo, gracias por la reseña honesta!

    ResponderEliminar
  9. Hoola,
    no conocía Fire Colour One pero me han entrado ganas de leerlo, creo que un libro ligero y rápido como éste es lo que necesito ahora.
    Leí La Lección de August hace bastante tiempo y me gustó pero tampoco lo vi para tanto. En cuanto a tu opinión, no estoy muy de acuerdo... Es verdad que una enfermedad no te tendría que definir pero no puedes comparar la vida de August con la tuya o, el clásico ejemplo; con la de un niño pobre africano. Las dificultades son dificultades, sí, pero no es lo mismo superar una pequeña dificultad a una grande, no es lo mismo pasar a bachillerato que arriesgar tu vida todas las mañanas para ir a coger agua, por ejemplo.
    En fin, sólo quería expresar mi opinión :) Me quedo por aquí, me encanta el blog.
    Te invito a pasarte por el mío dando click aquí ;).
    Un beso<3

    ResponderEliminar

Design by Lhya © 2014 - 2016